GENERACIONES

Esta serie es parte de una colaboración entre De Los y Ritmo de Boyle Heights. Young Reporters entrevistó a jóvenes latinos y a sus padres para descubrir cómo las diferencias generacionales moldean sus identidades y cómo cierran la brecha.

Para Gissel Palomera, crecer en una familia de testigos de Jehová a menudo le hacía sentirse sola. No hubo reuniones estridentes ni compartieron primos ni bromas, ya que la mayoría de las celebraciones, incluidos los cumpleaños, eran incómodas. El aprendizaje sobre su herencia mexicana y colombiana pasó a un segundo plano frente a la instrucción religiosa. Incluso se desalentaron las amistades con personas ajenas a su fe, dijo Palomera.

“No tenía amigos que fueran mis viejos amigos. No tenía primos cercanos”, recuerda el periodista multimedia de 26 años. “No compartimos ninguno de esos viejos recuerdos… porque siempre estuvimos muy lejos”.

Sin familia ni amigos cercanos y sin perspectiva cultural, Palomera luchó por encontrar su identidad durante su adolescencia. Cuando salieron como algo inusual, su madre envió a los ancianos de la iglesia para que intervinieran y luego se negaron a hablar. Como persona no binaria, Palomera sentía que no pertenecía a una congregación que negaba su identidad e imponía roles de género tradicionales.

Gissel Palomera, izquierda, y su madre, Gloria Palomera, vuelven a estar juntas después de casi dos años de separación.

(Giselle Palomera)

A los 15 años Palomera decidió abandonar la religión.

“Esos años fueron los más formativos. Ahí es cuando descubres quién eres, cuando esperas tener amigos que te guíen en la vida o una familia que te cuide”, dijo Palomera. “Salir de esa iglesia y darme cuenta de que no tenía nada fue realmente una locura”.

La madre de Gissel, Gloria Palomera, dice que era difícil entender por qué querían abandonar la religión. Para él, la congregación le proporcionó lo que más echaba de menos. de ella lugar de nacimiento en Colombia: Sociedad y Familia. En 1973, Gloria emigró a los Estados Unidos y aterrizó en el oeste de Los Ángeles con su madre y su hermana. Después de que sus padres se separaron, ella se culpó a sí misma y se preguntó por qué su familia se había separado.

“Lo que buscaba era una familia. ¿Qué debo hacer para que mi familia esté unida, que vivamos en paz, que vivamos felices?”. Gloria dijo que estaba llorando mientras contaba la historia de inmigrantes de su familia. “Lo más difícil fue la separación. … Nos arrancaron de nuestras raíces.”

Buscando respuestas, Gloria encontró a los testigos de Jehová. Después Con dos matrimonios y cuatro hijos, sigue siendo un miembro devoto de la congregación, aunque a lo largo del camino esta devoción ha causado fricciones entre él y su familia.

Al igual que Gissel, los latinos abandonan cada vez más la religión organizada. Alrededor del 30 por ciento de los adultos latinos en Estados Unidos no tienen afiliación religiosa, frente al 10 por ciento en 2010, según la Centro de Investigación Pew.

La tasa es mucho mayor entre las generaciones más jóvenes: la mitad de los latinos nacidos en Estados Unidos entre 18 y 29 años dicen que no pertenecen a ninguna religión.

Gissel Palomera sostiene una foto de su madre

Gissel Palomera dejó los Testigos de Jehová a los 15 años y tuvo un conflicto con su madre. Ahora, a la edad de 26 años, están encontrando nuevas formas de mejorar su comunicación.

(Julie Leopo / para De Los)

Gloria considera que estos cambios son resultado del “egoísmo” y aislamiento de las generaciones más jóvenes, y dice que en su época las comunidades y familias estaban más unidas. Si bien la pareja reconoce que las diferencias generacionales afectan la forma en que se entienden mutuamente, admiten que la aceptación y el apoyo deben ir en ambos sentidos, especialmente ahora que han vuelto a estar juntos después de casi dos años de diferencia.

Nos sentamos con Gissel y Gloria para hablar con franqueza sobre el papel que juega la religión en su dinámica familiar y cómo continúan trabajando para entenderse entre sí a pesar de las diferencias generacionales. La entrevista ha sido editada para mayor extensión y claridad y se mantuvo en su idioma original para mantener la calidad del informe.

¿Cómo crees que crecer en una familia religiosa estricta influyó en tu identidad cultural?

Giselles: [It made] Siento que tengo que dejar de lado una parte de mi cultura y simplemente asimilarla, lo cual creo que es lo que hizo la generación de mi madre: padres que tienden a tratar de asimilarnos a esta vida porque piensan que es mejor para nosotros no conocerla. . quién eres y acepta tus diferencias culturales. … Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que, ‘Oh, me encanta ser colombiana, me encanta ser mexicana’.

¿Qué crees que se necesita para ver el punto de vista de los demás?

Giselles: Creo que esas conversaciones. Se necesita mucha comprensión, estudio, lectura, conexión con personas diferentes a mí. …Entiendo que, como mujer sin educación, realmente ha tenido toda una vida expuesta a todas estas normas culturales y expectativas que su madre tenía para ella como una de las más grandes.

Gloria: Ayuda, ten paciencia, habla con él, escúchalo. Pero a veces no podemos hablar. Ella se enoja o yo me enojo o ella grita o yo grito. …Me gustaría que viviéramos en paz, con respeto, con personas de ideas afines, como amigos. A pesar de todos los problemas por los que hemos pasado, ella comprende mi posición y situación.

¿Qué es lo que vuestras generaciones no entienden unas de otras?

Giselles: Creo que su generación es muy buena en cómo eran y son las cosas y en aceptar los roles de género, por ejemplo. Pero tuve que repensarlo por completo porque soy raro. No encajo en estos roles de género y nunca me gustaron debido a la forma religiosa en que me criaron.

Gloria: No es que no lo entienda, pero es muy diferente a lo que éramos, a cómo nos criaron. [Eramos] Más unidas, las familias compartían y vivían juntas. Hoy hay un poco de egoísmo.

¿Tiene algún consejo para los jóvenes en situaciones similares?

Giselles: Si hay algo que podría decirle a alguien de mi generación que está luchando con sus padres y con diferentes generaciones, es que hay que dar un paso atrás y tratar de ver el panorama más amplio. Al hacer esto, creo que realmente puedes comprender los traumas, las dinámicas y las locuras que plantearon tus padres. [how] eso os afecta a todos.

Catherine Mora se graduó de las escuelas secundarias Felicitas y Gonzalo Méndez y es reportera juvenil del Boyle Heights Beat. Asistirá a la universidad en el otoño y obtendrá una doble especialización en filosofía e inglés.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here