Molly’s Aspen recibió permiso del Ayuntamiento de Aspen para instalar una carpa temporal en su techo antes de fin de año.




No fue un resurgimiento de tiendas de campaña el martes por la noche, pero el Ayuntamiento de Aspen pudo resucitar una propuesta de tiendas de campaña.

Una votación de 5-0 de los miembros del consejo permitió que el hotel más nuevo de Aspen, el Molly Aspen, instalara una carpa en el patio en la azotea del tercer nivel para fines de 2024 con fines de uso especial. El ayuntamiento permitió el uso de un hotel de tiendas de campaña, de unos 540 metros cuadrados, durante un máximo de 39 días hasta el 31 de diciembre. Los días dedicados al montaje y desmontaje de la estructura de la tienda se cuentan en el coste total.

El acuerdo al que llegó el consejo con la propiedad de Molly, que estaba representada por el planificador Mitch Haas, fue en respuesta a una recomendación de rechazo de los planificadores de la ciudad que dijeron que la propuesta no era apropiada para el distrito histórico. Molly’s, que abrió en diciembre en la esquina de las calles Garmish y Main, es parte del distrito histórico de Main Street.

Pero la recomendación de denegación estaba relacionada con la propuesta de Molly de aprobar la posibilidad de utilizar temporalmente la tienda de campaña hasta 75 días cada año durante cinco años, con una extensión de cinco años. El consejo no tuvo suficientes votos para aprobar la propuesta durante ese período, pero estaban dispuestos a probarla antes de fin de año para ver cómo iba.

“Es sólo una tienda de campaña que ofrece protección para usos que ya están permitidos”, dijo Haas al consejo. Dijo que la carpa se utiliza para eventos especiales como bodas.

Si la inspección de las tiendas de campaña va bien para fin de año (por ejemplo, hay pocas o ninguna queja de los vecinos), entonces las exenciones para usos especiales podrían extenderse, acordó el consejo.

Ben Anderson y Sophie Varga, tanto en un memorando como en su declaración al consejo, le dijeron al consejo que la recomendación de su rechazo por parte del personal sobre el aumento en el uso de la plataforma del techo y su impacto en el vecindario, como el ruido – y la posibilidad de privatizar la residencia durante el uso de la tienda. También dijeron que el material utilizado para la tienda (poliéster laminado) no cumple con las pautas del Distrito Histórico de Main Street de que los materiales pueden ser principalmente madera o ladrillo.

“El poliéster laminado no tiene durabilidad ni características climáticas probadas en el clima de Aspen. La tienda es beige, un color neutro. El personal no cumplió con los criterios”, decía el memorando.

Varga enfatizó este punto: “El poliéster laminado no cumple con este requisito”, dijo a la junta directiva.

Haas dijo que estaba sorprendido por su razonamiento. Dijo que el espacio de la planta baja del hotel es parte del espacio de servicios públicos del hotel, que, según las declaraciones juradas, no incluye los niveles superiores del edificio; el uso de la plataforma del techo no cambia con la tienda; y sería imposible utilizar madera para construir una tienda temporal.

“No es como si se estuviera ofreciendo una tienda de campaña comprada en Amazon”, dijo, añadiendo que el ladrillo y la madera no son materiales para una tienda de campaña.

Anderson, director de desarrollo comunitario, dijo que tal vez sea hora de actualizar los códigos que se aprobaron hace décadas, pero siguen lo que está sucediendo.

En un memorando de Anderson y Varga, “el personal no pudo identificar ninguna aprobación del Consejo para la construcción de estructuras temporales dentro del distrito histórico de Main Street en los últimos diez años”.

La pandemia de COVID-19 ha creado nuevos enfoques para cenar: la ciudad ha dado a algunos restaurantes la flexibilidad de utilizar tiendas de campaña al aire libre para maximizar su potencial comercial con asientos limitados debido a órdenes de salud pública. Sin embargo, después del 1 de mayo de 2022, la ciudad suspendió la práctica de permitir que los restaurantes instalaran paredes temporales como tiendas de campaña y las sometieran a la revisión similar a la de Molly.

“Esa conversación ha cambiado mucho a lo largo de los años”, dijo Torre. “La disponibilidad de la carpa, la capacidad de usarla ha cambiado mucho… confiamos en un código que tiene décadas de antigüedad en este departamento. Sí, COVID definitivamente lo ha puesto en primer plano, pero ese es un argumento que Tenemos con restaurantes y otras propiedades privadas. Ya veremos afuera”.

Haas presentó una solicitud de uso de suelo para uso temporal de tiendas de campaña en enero y una solicitud en abril después de recibir una recomendación del Departamento de Desarrollo Comunitario. Sin embargo, Anderson dijo que la propuesta no tenía ninguna posibilidad desde el principio.

“Creo que en esta solicitud en particular, hemos tenido muchas conversaciones sobre eso: es un edificio que se construyó recientemente… y hemos sido muy claros acerca de recomendar la negación” con propuestas en el distrito histórico que cumplen con las pautas. . no concuerda.

La carpa propuesta por Molly tendrá 13 pies, 9 pulgadas de alto, 23 pies de ancho y 23 pies, 4 pulgadas de profundidad. Las autoridades de la ciudad también han expresado su preocupación por esta altura.

Fuente