Las autoridades mexicanas dijeron el jueves que encontraron tiendas de campaña e interrogaron a tres personas mientras investigaban un informe sobre la desaparición de dos australianos y un estadounidense en Baja California.

María Elena Andrade Ramírez, fiscal general del estado, no dijo si las tres personas interrogadas eran consideradas sospechosas o posibles testigos del caso. Sólo señaló que algunos tienen relación directa con el caso y otros indirectamente.

Andrade Ramírez, sin embargo, demostró que las evidencias encontradas junto a las tiendas abandonadas tenían cierta relación con los tres. Se cree que los tres extranjeros estaban surfeando y acampando en la costa del Pacífico de Baja California, cerca del puerto de Ensenada, pero no se presentaron en el alojamiento reservado durante el fin de semana.

“Un grupo de trabajo se encuentra actualmente en el lugar donde aparentemente fueron vistos por última vez, donde encontraron tiendas de campaña y algunas pruebas que podrían vincular a estas tres personas que estamos investigando”, dijo Andrade Ramírez. “Hay mucha información importante que no podemos revelar en este momento”.

“No sabemos si están en una situación”, dijo. Aunque en esta región hay actividad de los cárteles del narcotráfico, dijo que “en este momento, todas las líneas de investigación están abiertas. “No podemos despedir a ninguno de ellos hasta que sepamos dónde están”.

El miércoles, la madre australiana desaparecida Debra Robinson recurrió a Facebook para pedir ayuda para encontrar a sus hijos Jake y Callum. Robinson dijo que no había tenido noticias de sus hijos desde el sábado 27 de abril. Habían reservado un apartamento en el cercano pueblo de Rosarito.

Robinson reveló que Callum era diabético. También mencionó que el estadounidense que los acompañaba se llamaba Jack Carter Rode, pero la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México aún no ha confirmado esta información. El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que tenía conocimiento de un informe sobre la desaparición de un ciudadano estadounidense en California, pero no proporcionó más detalles.

Andrade Ramírez dijo que su fiscalía está en contacto con autoridades de Australia y Estados Unidos. Pero señaló que con el tiempo podría resultar difícil encontrarlos.

“Desafortunadamente, sólo después de unos días se presentó la queja de que este lugar no estaba disponible. Entonces allí se perdieron horas muy importantes o momentos importantes”, afirmó.

En 2015, dos surfistas australianos, Adam Coleman y Dean Lucas, murieron en el estado de Sinaloa, al otro lado del Golfo de California desde la Península de Baja California. Las autoridades dijeron que fueron víctimas de ladrones. Por este caso fueron detenidos tres sospechosos.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here