En el último ataque violento al sistema de transporte público de la ciudad, un hombre en un autobús del metro robó un teléfono celular a un compañero de viaje el martes después de golpear a la víctima con un par de alicates en un atrevido robo a plena luz del día, dijeron las autoridades.

Según el oficial Jeff Lee del Departamento de Policía de Los Ángeles, los agentes respondieron a informes de un apuñalamiento en un autobús de Metro en las avenidas Balboa y Ventura en Encino poco después de las 2 p.m. Pero cuando los agentes llegaron al lugar, descubrieron que el hombre golpeó repetidamente a otro pasajero en el pecho con un par de alicates mientras viajaba en el autobús. La policía arrestó a un hombre bajo sospecha de asalto y agresión cuando intentaba irse, dijeron funcionarios de Metro.

La víctima fue evaluada por paramédicos del Departamento de Bomberos de Los Ángeles pero no requirió atención médica.

“Metro agradece al Departamento de Policía de Los Ángeles por su rápida acción para detener al sospechoso en este caso”, dijo un portavoz de Metro.

El sospechoso, identificado como Michael Lindsay, de 39 años, está detenido con una fianza de 1,1 millones de dólares tras una condena por robo. Lindsay fue citada el viernes por proporcionar una identificación falsa a un oficial de policía de Azusa y no refutó el robo de propiedad personal en un incidente no relacionado en noviembre.

El robo del martes se produce tras un aumento de incidentes violentos en el sistema de transporte público de la ciudad, incluido un par de apuñalamientos que ocurrieron cerca del sistema de metro el lunes. Pero los funcionarios del metro dicen que la tasa de criminalidad por pasajero en el sistema ha disminuido.

Según el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles, el lunes por la noche, alrededor de las 7 p.m., estalló una pelea entre tres adolescentes y un hombre en un autobús del metro. El conductor del autobús detuvo el autobús en Los Feliz Road con South Central Avenue en Glendale, donde el grupo se bajó y continuó peleando en la calle, dijeron las autoridades. Según las autoridades, este hombre y uno de los adolescentes resultaron heridos con un arma blanca en esta pelea, tras lo cual detuvieron a otros dos adolescentes.

Apenas unas horas después, un hombre agredió a una mujer en un ascensor en la estación de metro Vermont/Athens junto a la autopista 105, dijeron las autoridades. Según las autoridades, la mujer fue atendida por una puñalada en la mano y liberada.

Cualquier persona que tenga información sobre este incidente puede comunicarse con el Departamento del Sheriff al (323) 563-5000.

Aunque recientemente han aparecido en las noticias numerosos delitos contra pasajeros de Metro, Metro dice que el número de delitos por pasajero es menor. Según Metro, en marzo hubo poco más de cinco delitos por millón de abordajes, lo que supone aproximadamente un 28% menos que en febrero y un 41% menos que en marzo de 2023.

El número total de autobuses y trenes del metro en marzo de 2024 era de 25,8 millones.

Si bien los delitos denunciados han disminuido, eso es de poco consuelo para los conductores de autobuses que han sido víctimas de varios ataques recientes.

A principios de este mes, cientos de conductores de autobuses del metro organizaron una protesta contra el creciente número de agresiones por parte de pasajeros.

Los operadores sindicalizados de trenes y autobuses han criticado a Metro por no responder adecuadamente a la violencia en el sistema. Los conductores han sido blanco de varios ataques recientes, incluso en Willowbrook, donde un conductor de autobús fue apuñalado mientras observaba a los pasajeros en abril.

El año pasado, este organismo registró 168 casos de agresión contra conductores de autobuses, un poco más que el año pasado. Estos ataques incluyeron escupir y apuñalar.

Una portavoz de Metro dijo que la agencia ha tomado una serie de medidas para aumentar la seguridad, incluida la adición de más personal de seguridad en los autobuses para evitar agresiones y la creación de barreras para proteger a los pasajeros. Las barreras fueron aprobadas el mes pasado y está previsto que se instalen en los autobuses el próximo año.

El portavoz de la agencia, Dave Sotero, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico en el momento de la enfermedad que la agencia también está “trabajando en planes a largo plazo que incluyen agregar aún más equipos dedicados a la seguridad del tránsito”.

“Los operadores de autobuses son la cara del metro para más del 80% de los usuarios”, dijo Sotero. “Entendemos su miedo y el de sus familias ante los ataques sin sentido que algunos han experimentado en gran medida como resultado de las crisis gemelas de enfermedades mentales no tratadas y abuso de sustancias. Compartimos su frustración”.

La redactora del Times, Rachel Uranga, contribuyó a este informe.

Fuente