Dos personas murieron en Luisiana y una tercera en Mississippi cuando la tormenta arrasó varios estados del sur, incluidas muchas áreas previamente afectadas por uno de los ciclos de tormentas más activos jamás registrados.

Una mujer embarazada y su hijo por nacer murieron cuando una tormenta derribó un árbol en su casa móvil en West Baton Rouge el lunes por la noche, confirmó el Departamento de Salud de Luisiana. La policía informó que el árbol cayó sobre la casa alrededor de las 7:30 p.m.

En conferencia de prensa, las autoridades dieron a conocer que el nombre de la víctima es Christine Browning, de 31 años, y se encuentra embarazada de 9 meses. Los funcionarios de salud estatales dijeron que el feto no sobrevivió y estaba entre las víctimas de la tormenta. El marido de Browning y su hija de cinco años también resultaron heridos, pero se espera que sobrevivan.

Otra muerte ocurrió cerca de Henderson, Luisiana, confirmaron en las redes sociales el jefe de policía de St. Martin, Beckett Brough, y el alcalde de Henderson, Sherbin Collette. Dijeron que parecía que un tornado había azotado el área, pero no proporcionaron detalles sobre cómo murió el hombre. Henderson está a unas 100 millas (160 kilómetros) al oeste de Nueva Orleans.

La Agencia de Manejo de Emergencias de Mississippi anunció el martes que una persona en Mississippi murió en el condado de Wilkinson como resultado de las tormentas que azotaron el estado el domingo y el lunes. Por el momento no hay detalles sobre la muerte.

Florida y partes del sur de Georgia volvieron a estar bajo amenaza de clima severo el martes, y aún es posible que se produzcan tornados, según el Centro de Predicción de Huracanes. Otra área bajo amenaza de tormentas el martes incluye partes de Tennessee, el norte de Georgia y el norte de Alabama.

La serie de tormentas se produjo poco después de uno de los períodos de clima severo más activos en la historia de Estados Unidos, que se desarrolló del 25 de abril al 10 de mayo, dijo el Servicio Meteorológico Nacional en su último informe. Durante este período se confirmaron al menos 267 huracanes, informó la agencia.

La devastación también provocó largas búsquedas de víctimas, como en Oklahoma, donde se informó de otra muerte durante el fin de semana, días después del tornado del condado de Osage.

Las autoridades del estado encontraron un cuerpo en un área que estaban buscando desde el 6 de mayo, cuando azotó el tornado EF4. El cuerpo del hombre fue encontrado en el río el sábado por la tarde, dijo la Oficina del Sheriff del condado de Osage en un comunicado. El comunicado no mencionó el nombre de la persona y agregó que la identificación será realizada por un perito estatal.

Las autoridades dijeron anteriormente que una persona murió en la tormenta, que según el Servicio Meteorológico Nacional en Tulsa tenía vientos de hasta 175 mph (282 km/h).

Fuente