Portada » Curioso » Crueles y sanguinarios demonios de Tasmania

Crueles y sanguinarios demonios de Tasmania

2
Acciones
Pinterest Google+

El demonio de Tasmania es el mayor marsupial carnívoro del mundo. Todos conocemos a aquel divertido dibujo animado que corría a la velocidad de la luz y usaba el mismo nombre. Pero la realidad es que se trata de un animal muy agresivo que no repara en atacar a sus congéneres. En la actualidad, estas criaturas solo se encuentran en estado silvestre en la isla de Tasmania, Australia, y corren peligro de extinción. El problema de su comportamiento violento es que puede contagiar su enfermedad facial, una forma de cáncer transmisible y mortal. Esto es porque cuando se atacan unos a otros, lo hacen mordiéndose las caras.

Su nombre se debe, también, a que son muy feroces mientras comen, a que emiten chillidos muy agudos y, por supuesto, a la isla australiana en la que habitan. Pero, ¿qué más sabes sobre los demonios de Tasmania?

Datos curiosos

  • En un inicio, estos animales vivían en todo el continente. Tras la expansión de los aborígenes, su población ha quedado reducida a la isla de Tasmania.
  • Es una especie muy fuerte. Su cabeza es grande en relación con el cuerpo y, además, su robusto cuello le permite dar mordidas más grandes.
  • Son animales nocturnos. Esto no significa que no tengan actividad durante el día, sino que solo cazan por la noche.
  • Son pequeños: suelen pesar 12 kilos y no miden ni un metro.
  • Escalan árboles y montañas, cruzan grandes ríos y corren a una velocidad de 24 kilómetros por hora. Son muy activos.
  • Su alimento es todo tipo de carne. Restos de otros animales de los que apuran hasta los huesos. Algunos, incluso, los entierran para comérselos podridos.
  • Las hembras pueden dar a luz una camada de hasta 30 crías, aunque no sobrevivan todas.
  • Es una especie en peligro de extinción. El tumor facial de los demonios, que redujo su población en un 60 por ciento, les imposibilita comer, por lo que mueren de inanición. Lo bueno es que estos animales están evolucionando para responder a los tumores, según ha informado un grupo de científicos australianos.
Siguiente noticia

España se está quedado sin gorriones

Siguiente noticia

Oceana y su campaña #StopSobrepesca