A medida que los investigadores dependen cada vez más de las pruebas de aguas residuales para monitorear la propagación de la gripe aviar, algunos cuestionan la confiabilidad de las pruebas que se utilizan. Arriba, la Planta de Recuperación de Agua Hyperion en Playa Del Rey.

(Jason Armond/Los Ángeles Times)

A medida que los funcionarios de salud recurren cada vez más a las pruebas de aguas residuales como medio para rastrear la propagación de la gripe aviar H5N1 entre los rebaños lecheros de EE. UU., algunos investigadores plantean dudas sobre la eficacia de las pruebas de aguas residuales.

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. afirman que la prueba actual está estandarizada y detecta la gripe aviar, algunos investigadores se muestran escépticos.

El epidemiólogo Denis Nash, refiriéndose a una categoría de virus que incluye la gripe humana común y la gripe aviar que se propaga entre el ganado lechero y las aves silvestres, dijo: “En este momento estamos utilizando este tipo de pruebas exhaustivas para detectar los virus de la influenza A en aguas residuales. Nos lo llevaremos”, y un ave doméstica.

Nash, distinguido profesor de epidemiología y director ejecutivo del Instituto de Ciencias Aplicadas de la ciudad de Nueva York, dijo: “Probablemente hay algunos lugares en todo el país donde los cebadores utilizados en estas pruebas… no funcionan para el H5N1”. .

Esto se debe a que las pruebas más utilizadas (la reacción en cadena de la polimerasa o PCR) están diseñadas para detectar material genético de un organismo específico, como el virus de la influenza.

Pero para poder identificar un virus, necesitan saber qué están buscando. Dependiendo de qué parte del virus estén buscando los investigadores, es posible que no puedan identificar el subtipo de gripe aviar.

Hay dos virus de gripe humana comunes: H1N1 y H3N2. La “H” significa hemaglutinina, que es una proteína detectable en el virus. “N” significa neuraminidasa.

Por otro lado, la gripe aviar también es un virus de la influenza A. Pero tiene el subtipo H5N1.

Esto significa que, si bien los virus de la influenza humana y aviar comparten la señal N1, H.

Si la prueba está diseñada para buscar únicamente H1 y H3 como indicadores del virus de la influenza A, no pasarán por alto la gripe aviar.

Mark Johnson, profesor de microbiología molecular e inmunología de la Universidad de Missouri, dijo que no cree que eso sea probable. Dijo que los paneles comunes que utilizan la mayoría de los laboratorios son H1, H3 y H5.

Dijo que si bien su laboratorio busca específicamente H1 y H3, “creo que simplemente lo vamos a hacer”.

Sólo en los últimos años los funcionarios de salud comenzaron a utilizar las aguas residuales como mecanismo de vigilancia de la salud pública.

Alexandria Boehm es profesora de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Stanford e investigadora y directora de programas. escanear aguas residuales, Dijo que el control de las aguas residuales efectivamente se produjo durante la pandemia. Esto se ha convertido en una forma rutinaria de buscar cientos, si no miles, de virus y otros microorganismos en las aguas residuales municipales.

“Hace tres o cuatro años, nadie hacía esto”, dijo Boehm, que trabaja con una red de investigadores en laboratorios de Stanford, la Universidad Emory y la organización de investigación de ciencias biológicas Alphabet Inc. “En cierto modo evolucionó en respuesta a la pandemia y ha seguido evolucionando”.

Los investigadores y funcionarios de salud han estado examinando muestras de aguas residuales desde finales de marzo, cuando se informó por primera vez de la gripe aviar en el ganado lechero de Texas. La mayoría utiliza las pruebas de influenza A que ya tienen integradas en sus sistemas, muchas de las cuales están diseñadas para detectar virus de influenza humana, no gripe aviar.

Los CDC publicaron el martes tu tablero indicando la ubicación de las aguas residuales, que han detectado gripe A en las últimas dos semanas.

De una red de más de 650 sitios en todo el país, solo hubo tres sitios (en Florida, Illinois y Kansas) donde los niveles de influenza A se consideraron lo suficientemente altos como para justificar una mayor investigación por parte de la agencia. Había más de 400 personas sin datos suficientes para identificarlas.

Jonathan Yoder, subdirector de la División de Preparación e Innovación para Enfermedades Infecciosas de los CDC, dijo que esos sitios se consideran datos insuficientes porque no hay suficientes pruebas, o quizás no se incluyeron muestras positivas de influenza A.

Cuando se le preguntó si algunas de las pruebas en uso podrían pasar por alto la gripe aviar debido a su diseño, dijo: “No tenemos evidencia de eso. Parece que estamos en un nivel lo suficientemente alto como para que no tengamos ninguna evidencia de que no estemos recibiendo H5″.

También dijo que las pruebas están estandarizadas en toda la red.

“Estoy bastante seguro de que es el mismo análisis utilizado en todos los sitios”, dijo. “Todo se basa en lo que los CDC han publicado como análisis clínico de la influenza A, por lo que se basa en pruebas clínicas”.

Pero existen discrepancias entre los hallazgos de los CDC y otros.

A principios de esta semana, un equipo de científicos de la Facultad de Medicina de Baylor, el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, el Instituto de Salud Epidémica de Texas y El Paso, publicó un informe muestra altos niveles de gripe aviar a partir de aguas residuales en nueve ciudades de Texas. Sus datos muestran que el H5N1 es la forma predominante de influenza A en las aguas residuales de estas ciudades de Texas.

Pero a diferencia de otros grupos de investigación, incluido el CDC, utilizaron un enfoque “agnóstico” conocido como secuenciación de captura híbrida.

“Por lo tanto, no se trata sólo de un virus o de varios virus”, como lo hace la prueba de PCR, dijo Eric Boerwinkle, decano de la Escuela de Salud Pública de UTHealth Houston y miembro del equipo de Texas. “En realidad, estamos en una mezcla muy compleja de aguas residuales, que destruyen virus y los secuencian”.

“Lo importante aquí es que es muy específico del H5N1”, dijo, señalando que han estado haciendo este tipo de pruebas durante aproximadamente dos años y nunca habían visto el H5N1 hasta mediados de marzo.

Blake Hanson, profesor asistente del Centro de Ciencias de la Salud de la Facultad de Salud Pública de Houston de la Universidad de Texas y miembro del Texas Wastewater Group, estuvo de acuerdo y dijo que los métodos basados ​​en PCR son “elegantes” y “muy precisos”.

“Pero tenemos la capacidad de ver una representación de todo el genoma, no sólo una parte del marcador. Y eso nos permitió ver el H5N1 y distinguirlo de algunos de nuestros fluidos estacionales como el H1N1 y el H3N2″, dijo. algo, lo que nos dio mucha confianza de que era absolutamente H5N1, mientras que otros artículos utilizaron parte del gen H5 como marcador para H5”.

Borwinkle y Hanson enfatizaron que aunque pudieron detectar H5N1 en las aguas residuales, no podían decir de dónde venía.

“Texas es en realidad una combinación de varias rutas migratorias diferentes para las aves migratorias, y Texas también es un estado agrícola, a pesar de tener ciudades muy grandes”, dijo Borwinkle. “Probablemente sea cierto que si tuvieras que poner tu dinero y apostar por lo que pasó, probablemente no provenga de una sola fuente, sino de múltiples fuentes. No tenemos ninguna razón para pensar que una fuente sea probablemente una de esas cosas”.

Pero están seguros de que no viene del pueblo.

“Debido a que estamos observando el genoma completo, cuando observamos un solo caso humano de H5N1, la secuencia genómica… tiene un cambio de aminoácido… en comparación con todo el animal al mismo tiempo”, dijo Hanson. “No vemos ese aminoácido en particular en ninguno de nuestros datos de secuencia. Y lo analizamos con mucho cuidado, lo que nos da confianza de que no estamos viendo transmisión de persona a persona”.

El enfoque del equipo de Texas fue realmente emocionante, dijo Devabhakthuni Srikrishna, director ejecutivo y fundador de PatientKnowHow.com, y señaló que demostró una “prueba de principio” para el uso de este tipo de protocolo de prueba metagenómica para agua y aire.

Dijo que agencias gubernamentales, empresas privadas y académicos están buscando una forma confiable de probar miles de organismos microscópicos, como patógenos, de manera rápida, confiable y a bajo costo.

“Han demostrado que se puede hacer”, dijo.

Fuente