La Corte Suprema de California dictaminó el jueves que los agentes de policía no pueden detener a alguien en la calle porque esa persona está tratando de comunicarse con ellos.

La decisión tiene implicaciones inmediatas para los agentes de policía que trabajan en todo el estado, limitando los motivos por los que pueden detener y detener a personas para interrogarlas. También podría afectar otras demandas en las que se impugnan arrestos, particularmente cuando personas de color afirman que fueron arrestadas simplemente por intentar huir de la policía.

Alguien que está nervioso o intenta esconderse puede seguir siendo un “contexto relevante” para los agentes, pero esas acciones por sí solas no constituyen una “sospecha razonable de actividad criminal”, escribió la jueza Carol Corrigan en el tribunal superior.

Los agentes “pueden tomar nota de lo que ven” y también pueden “acercarse a las personas en público, entablar una conversación consensuada y prestar atención a su apariencia y comportamiento”, escribió Corrigan, pero la razón por la que la ausencia de “una persona está protegida por la constitución y tiene el poder de seguir su propio camino”.

La decisión, en un caso en el que un hombre de Los Ángeles fue arrestado bajo sospecha de posesión de drogas y un arma después de que la policía dijera que estaba tratando de esconderse de ellos, fue inmediatamente protestada por el sindicato que representa a los oficiales de LAPD, criticado por haberlos llamado. . El Tribunal Supremo “no está disponible”. La policía de Los Ángeles no respondió a una solicitud de comentarios.

Richard Fitzer, abogado del demandante Marlon Flores, elogió a los defensores públicos que trabajaron inicialmente en el caso y calificó el fallo como “un estudio de caso para los derechos de las minorías”. El resultado, dijo, fue posible gracias a la Ley de Justicia Racial, la ley de California de 2020 que prohíbe la discriminación en el sistema de justicia penal del estado por motivos de raza, etnia u origen nacional del acusado.

La jueza Kelly Evans, el miembro más reciente del tribunal superior, escribió en una opinión concurrente que “muchas personas, incluidas las de color, generalmente entienden que cualquier interacción con la policía, incluso de manera aparentemente casual o inocua, conlleva cierto grado de riesgo. por tu seguridad.”

Evans nombró a 35 personas que han muerto en muertes relacionadas con la policía en los últimos años, incluidos Michael Brown, Tamir Rice, Freddie Gray, Stephon Clark, Breonna Taylor y George Floyd.

“Debido a esta inquietante historia y la experiencia actual de demasiadas personas en los Estados Unidos, durante generaciones, legiones de padres en comunidades minoritarias han estado dando a sus hijos ‘la charla’: técnicas de supervivencia sobre cómo navegar las interacciones con la policía. “. todo por temor a cómo los tratará un oficial con un arma'”, escribió Evans. “Teniendo en cuenta estos antecedentes, está claro por qué tratar de evitar a los agentes de policía es para muchas personas simplemente un deseo de evitar el riesgo de sufrir lesiones o refleja muerte.”

El caso comenzó cuando Flores fue arrestado por agentes de LAPD en 2019. Estaba parado en una calle que la policía describió como un área “popular” de drogas y “lugar de reunión de pandillas” cuando vio a los agentes detenerse y caminar, según los registros judiciales. Nissan estacionó ilegalmente y se “escondió” detrás de él. El incidente fue captado por las cámaras corporales de la policía.

Los oficiales se detuvieron, salieron de su auto y caminaron hacia Flores, quien estaba inclinado y parecía estar moviendo sus manos alrededor de sus zapatos. Le dijeron que se pusiera de pie, se pusiera las manos detrás de la cabeza y en cuestión de segundos lo esposaron.

Según el fallo, el oficial Daniel Guy testificó más tarde que Flores estaba “sospechoso” de “tratar de esconderse de la policía” y luego “fingir que se había quitado los zapatos”.

Cuando los oficiales detuvieron a Flores, las luces del Nissan parpadearon; creen que fue porque su equipo empujó el llavero en posesión de Flores. Un oficial dijo que cuando enfocó las luces en el auto, vio “algo que parecía una pipa de droga”. Los oficiales entraron al vehículo y supuestamente encontraron un billete de un dólar enrollado en el maletero, que contenía metanfetamina, y una pistola.

En el tribunal, Flores intentó suprimir las pruebas obtenidas indebidamente, pero su moción fue denegada por un juez de primera instancia que, como escribió Corrigan, “encontró que las acciones de Flores” eran “imprudentes”, “coherentes” y “jugaban con sus propios derechos”. piernas'”, incluso después de que los oficiales se acercaron y lo detuvieron, fue un comportamiento “extraño” y “sospechoso”. El tribunal inferior dijo que Flores hizo “más que suficiente” para arrestarlo.

A Flores se le ordenó cumplir libertad condicional después de declararse culpable de ningún cargo de armas de fuego. Continuó luchando contra el resultado y la Corte Suprema del estado aceptó su apelación.

El fallo del jueves envía el caso nuevamente al tribunal de primera instancia para que Flores pueda retirar su declaración y el tribunal pueda acceder a su solicitud de suprimir las pruebas en su contra. No está claro cómo procederá su caso a partir de ahí.

En una declaración al Times, la Liga Protectora de la Policía de Los Ángeles defendió las acciones de sus agentes en el caso, que según dijo era un arma en manos de un delincuente en las calles de Los Ángeles.

“Para la mayoría de los residentes que viven en barrios plagados de delincuencia, esto se considera un buen trabajo policial”, afirmó el sindicato. “Sin embargo, en su infinita sabiduría, la Corte Suprema de California ha confirmado dos fallos de tribunales inferiores que determinaron que los agentes actuaron legalmente al defender la posesión ilegal de drogas y armas por parte del propietario del vehículo, con el fin de transformar el sistema de justicia penal de California. es una broma.”

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here