Las personas que usen máscaras durante las protestas podrían enfrentar sanciones adicionales según la legislación propuesta en Carolina del Norte. Los críticos dicen que la ley podría hacer ilegal el uso de máscaras en público como forma de protección contra el COVID-19 o por otras razones de salud.

Los partidarios republicanos dicen que la legislación, que fue aprobada por su primer comité el martes, fue motivada en parte por una ola de protestas en universidades de todo el país, incluida la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, contra la guerra de Israel en la Franja de Gaza.

El senador estatal Buck Newton, republicano, desestimó las preocupaciones de que deshacerse de la exención de máscaras de la era de la pandemia fuera demasiado amplia y dijo que esperaba que los funcionarios usaran el “sentido común”.

“No vimos que arrestaran a una abuela en Walmart antes de COVID”, dijo Newton al presentar el proyecto de ley el martes en el Comité Judicial del Senado estatal.

Si bien el impulso principal factura sanciones para las personas que usan máscaras cuando cometen delitos o bloquean deliberadamente el tráfico durante las protestas, la mayoría de las preocupaciones se centran en las exenciones de salud y seguridad. Según el resumen del proyecto de ley, las personas ya no podrán usar máscaras en público.

“Dices: ‘Bueno, esto no era un problema antes del COVID'”, le dijo a Newton la senadora estatal demócrata Natasha Marcus. “El mundo es diferente ahora. No podemos volver a la época en la que no existía la pandemia. “

La exención se agregó a las leyes estatales en 2020, siguiendo líneas en gran medida bipartidistas.

En leyes generales sobre enmascaramiento Nos remontamos a 1953. Como forma de evitar la membresía del Ku Klux Klan en Carolina del Norte, la legislatura estatal aprobó una serie de restricciones dirigidas a las “sociedades secretas prohibidas”, incluido el uso de mascarillas en la mayoría de los casos en público. libro 2012 por David Cunningham, profesor de sociología en la Universidad de Washington en St. Louis.

Durante los comentarios públicos, varios oradores expresaron su descontento con el proyecto de ley, como Melissa Price Kromm, directora ejecutiva de la Coalición de Participación de Votantes para el Pueblo de Carolina del Norte, quien calificó el proyecto de ley como un “proyecto de ley antiprotestas” destinado a sofocar la libertad de expresión.

Si se aprueba, el proyecto de ley endurecería las penas para las personas que usan una máscara mientras cometen un delito, lo que haría que su delito o delito menor sea una clase más alta que si no usaran una máscara. Bloquear deliberadamente el tráfico u obstruir los vehículos de emergencia para protestar también es un delito.

Desde el inicio de la guerra entre Israel y Hamas, ha habido incidentes en los que manifestantes pro palestinos bloquearon carreteras en todo el país, incluso en Raleigh y Durham. Las tensiones han aumentado en el campus de la UNC en las últimas semanas, con varios arrestos y enfrentamientos con la policía. Muchos manifestantes llevaban máscaras.

Cuando el proyecto de ley se discutió por primera vez la semana pasada, todos los miembros del comité lo recibieron con silencio. Ese no fue el caso el martes, ya que varios legisladores demócratas, así como miembros del público, expresaron preocupación por las posibles consecuencias.

El senador estatal Sidney Batch, un demócrata que dijo que se había visto afectado por la inmunidad durante la pandemia, citó la derogación de la exención sanitaria como una de sus preocupaciones sobre el proyecto de ley.

Cuando Butch preguntó si alguien que usara una máscara por razones de salud estaría infringiendo la ley, un miembro del personal legislativo dijo que lo haría porque el proyecto de ley derogaría la exención.

Newton dijo que podría reconsiderar el proyecto de ley si surgen problemas.

Butch dijo a los periodistas después de que el comité concluyó que planea reunirse con Newton esta semana para discutir sus problemas con el proyecto de ley antes de que llegue al Senado.

Seminara escribe para la agencia Associated Press.

Fuente