SAN DIEGO – Dentro de la casa club de su casa el martes por la tarde, Manny Machado pronunció lo que equivalió a su propio Estado de la Unión. Los Padres de San Diego han girado en gran medida en torno a Machado desde 2019, cuando el antesalista firmó el primero de lo que serían dos contratos de 300 millones de dólares. Todo este dinero ha provocado y provocará grandes expectativas y un intenso escrutinio.

Machado, ante las preguntas de un pequeño grupo de periodistas, admitió que el codo reparado quirúrgicamente todavía le afecta. Añadió que está mejorando y no lo ve como excusa para un movimiento inesperado. Admitió que él y otras estrellas bien pagadas en San Diego no están bateando lo suficientemente fuerte, y señaló que el equipo sigue siendo competitivo. Declaró con familiar confianza que eventualmente regresaría a su antiguo y productivo yo.

“Sé dónde será mi turno. Sé adónde voy”, dijo Machado. “Esta es una temporada larga. Se avecina una larga temporada. Vuelvo enseguida. Estaré donde se supone que debo estar, cuando se supone que debemos estar.

Y no, no se arrepintió la noche anterior de una base por bolas en el primer lanzamiento que resultó en un doblete que empató el juego y puso fin a un juego que los Padres debieron haber ganado. No ha estado exento de controversia: desde su debut en las Grandes Ligas hace más de una década, Machado ha tenido slugging de .356 y .590 al lanzar.

“Nunca pararé”, dijo Machado. “Voy a seguir haciéndolo. Lo he hecho toda mi carrera. No voy a parar ahora… Es una buena escena. Quiero decir, simplemente le di justo al chico. Así es como el béisbol es.

Machado continuó haciendo esto durante menos de cuatro horas. Lo celebró en su primer turno al bate. Probó su tercer turno al bate en el primer lanzamiento. En ambas ocasiones conectó rodado para doble matanza mientras llovían abucheos desde las gradas en Petco Park. Estaba en medio de una racha de hits de seis juegos y puso fin a una racha de hits de 18 juegos. Su aparición en cuarto grado creó una sólida disputa.

Y su equipo ha proporcionado consistentemente evidencia para considerarlo una colección de talento capaz pero a menudo frustrante.

Los Padres, ganadores de sus cuatro series anteriores y cinco de ocho juegos esta temporada contra los Dodgers de Los Ángeles, perdieron ante su oponente en último lugar por segunda noche consecutiva. Los lanzadores de los Rockies de Colorado dieron 11 boletos el lunes, incluidos ocho en las últimas tres entradas, pero aun así lograron escapar con una victoria de una carrera. Los Rockies mejoraron a 5-16 como visitantes el martes y desperdiciaron una ventaja de seis carreras antes de ganar 6-3.

Mientras tanto, San Diego cayó a 22-23 en general y 2-4 contra Colorado. Cal Quantrill venció a Dylan Seaz, uno de los primeros candidatos al premio Cy Young de la Liga Nacional. Los Padres no anotaron hasta el final de la séptima, cuando terminaron una racha colectiva de 24-0 con corredores en posición de anotar. Una vez antes de eso, su bullpen no pudo mantener el juego cerrado cuando nueve Rockies llegaron al plato. El jonrón terminó con 11 hits pero permitió ocho corredores de base.

“Puedes verlo a través de un par de lentes diferentes”, dijo el manager de los Padres, Mike Schildt. “Si no creamos oportunidades, te sientes peor. Se crean oportunidades. Hablamos con algunos de ellos esta noche, pero dejamos un pequeño movimiento allí y no pudimos aprovecharlo. Es parte del juego.”

Otra forma de ver otra derrota fue ante un oponente en último lugar. Los Rockies (14-28) han ganado seis partidos seguidos, incluidos tres contra los campeones defensores Texas Rangers, pero casi nadie espera que hagan ruido en la Liga Nacional Oeste este verano.

“No quiero decir que no compitan, pero sabes que eso está en los libros y no parece que estén tratando de competir”, dijo el jardinero derecho Fernando Tatis Jr.

Añadió: “Simplemente jugaron buen béisbol. Jugaron buen béisbol los últimos dos juegos y jugaron bolas de barril y defensa (defensa limpia) y lo limpiaron como grupo. Sus lanzadores están fuera de (altura) y sus controles deslizantes ya no brindan apoyo. … Hicieron ajustes y jugaron mejor béisbol que nosotros”.

Antes del partido, el capitán de facto de los Padres y líder corredor insinuó el costo de la adaptación. Machado tuvo un decepcionante OPS de .640. No descartó la idea de que sus problemas fueran en parte resultado de un desgarro de ligamento en su codo derecho en octubre. También rechazó continuar con el tratamiento quirúrgico. Señaló que hubo días en los que se sintió “genial”.

El martes podría ser uno de ellos. Machado inició su tercer juego consecutivo en la tercera base por primera vez desde que regresó a la acción el mes pasado.

“Recibimos mucho dinero”, dijo Machado. “Sabes que todo el mundo dice que se supone que debo irme a casa ayer, ¿verdad? Me pagan mucho. Así que tenemos que hacer ajustes y eso es algo que podemos ajustar. Siempre hay cosas que aprendes. Y tienes para mejorar. Tienes que estar abierto a mejorar cada año. Te juro que cada año hago un pequeño ajuste”.

¿Al menos su codo estaba mejorando?

“Sí, lo es”, dijo Machado. “Hay días buenos y hay días malos. Obviamente, es una cirugía, por lo que será una montaña rusa en la que tendrás que subirte y superar algunas de estas cosas. Pero, al final del día, me gusta… divertirme, divertirme, dar el 100 por ciento ese día y, créanme, mis compañeros de equipo me levantan y yo los levanto cuando están caídos. Me llevaré a mí mismo.

“Se necesita de todos para ganar partidos. Mira, nuestros grandes no lo son… no lo hacemos muy bien, para ser honesto. No estamos jugando a nuestro nivel más alto y estamos en .500. Vamos a jugar buen béisbol, ganar partidos, vencer a equipos duros y hacer lo que tenemos que hacer. Y todavía no nos vamos. Eso dice mucho de este equipo”.

Sin embargo, unas horas más tarde, tres de las mayores estrellas de los Padres quedaron en un estado de enfermedad colectiva. Machado, Tatis (.778 OPS) y Xander Bogaerts (.579 OPS) se combinaron para irse de 12-4 con cuatro sencillos, marcando una de las mejores actuaciones del trío este mes. La ofensiva de San Diego la completaron Jurickson Profar, Jake Cronenworth y Jackson Merrill, tres jugadores con un salario combinado de casi $10 millones.

El pedido fue en general productivo, pero no como se esperaba.

“No creo que lo hayamos desperdiciado”, dijo Schildt después del partido. “Sin él, estamos en problemas. ¿Bien? Y estamos esperando con ansias el reverso de la tarjeta burbuja para esos muchachos y será largo… donde podremos hablar sobre cómo Bogey, Tati y Manny nos levantarán y nos llevarán al siguiente nivel. “.

La mayor parte del trabajo del entrenador, por supuesto, es apoyar a sus jugadores. Minutos después, dentro del tranquilo camerino, uno de los compañeros de Machado lo admitió.

“No hemos jugado al nivel de una superestrella”, dijo Tatis. “Es tan simple como eso. Hemos estado haciendo algunas cosas pequeñas, pero definitivamente tenemos que llegar a ese nivel de superestrella y llevarlo al siguiente nivel.

“En el béisbol hay que hacer ajustes todos los días… Siento que podemos hacer un mejor trabajo como grupo de ajuste y simplemente salir y desempeñarnos al nivel que sabemos hacerlo”.

(Foto: Sean M. Haffey/Getty Images)



Fuente