La empresa automovilística europea Stellantis anunció el martes la creación de una empresa conjunta con la startup china de coches eléctricos Leapmotor, que comenzará a vender coches eléctricos en nueve países europeos este año.

Carlos Tavares, director general de Stellantis, afirmó en rueda de prensa en Hangzhou que las ventas comenzarán en septiembre en Bélgica, Francia, Italia, Alemania, Grecia, Países Bajos, Rumanía, España y Portugal.

Tavares dijo que a partir del último trimestre del año se lanzarán autos eléctricos en Sudamérica, Medio Oriente y África, además de India y Asia Pacífico.

Stellantis y Leapmotor no proporcionaron detalles sobre dónde se fabricarán los vehículos eléctricos, pero dijeron que la ubicación debe ser “capaz de cumplir con el volumen de ventas requerido”, además de cumplir con los estándares de calidad y competitividad de costos.

Los modelos que llegarán al mercado serán el T03 y el C10, y los fabricantes planean lanzar un nuevo modelo cada año durante los próximos tres años, afirmó Tavares.

“Esperamos incrementar significativamente las ventas de estos modelos en el mercado internacional”, afirmó Tavares.

Stellantis y Leapmotor han anunciado la formación de una empresa conjunta llamada Leapmotor International, que fabricará y venderá vehículos eléctricos Leapmotor fuera de China. Stellantis posee el 51% y Leapmotor el 49%.

El pasado mes de octubre, Stellantis invirtió 1.500 millones de euros (1.610 millones de dólares) para adquirir una participación del 21% en Leapmotor y anunció una alianza estratégica con el fabricante chino.

Zhu Jiangming, director ejecutivo de Leapmotor, dijo que la alianza con Stellantis ayudará a su empresa a obtener acceso a una extensa red de marketing y distribución en el extranjero, así como a fábricas en todo el mundo.

“En el futuro, es probable que debido a la incertidumbre política y regional, la producción de nuevas marcas chinas de vehículos de nueva energía se vuelva inevitable en todo el mundo”, afirmó Zhu.

El director ejecutivo de Leapmotor hizo los comentarios después de que la administración de Joe Biden anunciara planes para imponer nuevos aranceles a los vehículos eléctricos, baterías avanzadas, células solares, aluminio y equipos médicos chinos, una medida que podría exacerbar las tensiones entre las dos economías más grandes del mundo.

Tanto Estados Unidos como Europa acusan a China de producir demasiados coches eléctricos y venderlos por debajo del coste de producción en el mercado internacional.

Fuente